Una mujer ciega…

18/03/2008 at 5:31 pm (Uncategorized)

¿Qué color seré yo?, o ¿de qué color?

¿Qué color tiene el color? ¿Qué es exactamente? ¿Cómo? ¿Cada color tiene una textura? ¿un olor?…

El cielo es azul, el cielo es infinito. ¿El infinito se tiñe de azul?, pero ¿cómo puede tener color? No está, no existe, debería ser como el agua: transparente, bueno, incolora, sin color… ¿Cómo vemos, o mejor dicho, cómo ven el agua, si no tiene color?

Mi boli, con el que ahora escribo cómo siento la vida es azul, es como el cielo, como el infinito. Si ven mi letra, cómo son capaces de ver a través del cielo, del aire.

Yo siento el papel, que es blanco, y mi boli, que es infinito. También siento un beso, una caricia… ¿Por qué no tienen color? “Tonta, eso es una sensación. Las sensaciones o sentimientos no tienen color…” Pues no lo termino de entender. Yo siento el aire, pero no lo siento, es como el cielo, infinito, es azul. Y sin embargo una melodía, no tiene color.

¡Pues vaya! Quizás algún día lo comprenda, y pueda sentirlo como los demás, pero hoy por hoy. El amor tiene mi propio color.

Permalink Dejar un comentario

Parejas…

17/03/2008 at 12:58 am (Uncategorized)

Cada persona es un mundo, y todas muy diferentes entre sí. Tanto es así que resulta tremendamente complicado encontrar a otra con quien poder compartir tu vida, que te complemente y te haga el día a día más fácil.

 Cuando eres joven, alrededor de los 10-12 años, no se es muy consciente de las cosas que pasan a tu alrededor, de los problemas que hay, y se tiene la bonita ilusión, en general, de que tus padres son felices, y que algún día, tu también encontrarás a alguien con quien comprometerte, casarte y ser igual de feliz.

 Pero, no siempre se es joven, y en la mayoria de los casos, los matrimonios de la generación de nuestros padres (generación de los 40 y 50) fracasan. Y si no fracasan, al cumplir los 16, 17 o 18, dependiendo de lo espabilada que sea la persona, se da cuenta de que esa falsa felicidad, no existe.

Entonces, empiezas a plantearte, por qué para tí va a ser diferente. Por qué tu si vas a encontrar a alguien que te quiera, te comprenda y te acepte tal y como eres. Y no solo que te acepte, sino que adore tu forma de ser…

Supongo que depende de lo que te imvolucren tus padres en su relación, así quedaran tus esperanzas para el futuro.

En mi caso, estoy hasta el cuello: mi madre me cuenta sus problemas entre lágrimas mostrando una desesperación que resulta demasiado dolorosa. Y mi padre, me lleva a un bar y me cuenta su versión evitando mi mirada y conteniendo sus lágrimas. Y yo… Yo sólo puedo ver cómo las personas que me han dado la vida, que han estado tan enamoradas como para casarse y tener hijos, para compartir una vida juntos, se hacen daño, se destrozan el uno al otro hasta que deciden tirar toda una vida en pareja por la borda…

 ¿Qué me queda a mi? Tragar saliva, intentar entender algo tan difícil como que mis propios padres son tremendamente infelices y no hay nada que pueda hacer, y seguir con la triste esperanza de que a mi no me va a pasar eso.

Esta entrada va dedicada a todas las personas que se han visto dentro de una separación, porque cuando esto se da, no se si en todos los casos, pero en el mío. Cuesta ser positivo con tu propio futuro.

Sed fuertes…

Permalink 4 comentarios

Yo también he caído ¬¬

16/03/2008 at 11:13 pm (Uncategorized)

Visto lo visto, que mi space de msn esta abandonaillo y estais creando una especie de secta aquí en wordpress, he tomado la decisión de, en vez de luchar contra ello, unirme a vosotros, que ya me sentía un poco marginada con tanto blog…
Además, lo bueno de esto es que es anónimo y puedo despotricar todo lo que me de la gana, COÑO!
No quería empezar el blog con una entrada triste pero la verdad que me es difícil no pensar en otra cosa.
En la siguiente entrada, la cual redactaré dentro de 30 minutos mas o menos, trataré el tema, pero de momento, decir que espero que podais disfrutar de mi nuevo espacio en la web, y espero actualizar este blog más a menudo que el anterior.
He decidido llamar así a mi blog porque tuve un amigo que me llamaba Sherezade. Se trata de la protagonista de “Las 1001 y una noches”:
Había un Zar, que todas las noches pedía una doncella virgen para poder desvirgarla y luego acabar con su vida. Así pasó años hasta que una de ellas, le contó un cuento para distraer su atención y evitar que este malvado Zar acabara con su inocencia y su vida. El Zar caía en su trampa y escuchaba anonadado cada una de las historias con las que Sherezade le deleitaba. Así durante mil y una noches, mil y un cuentos.
¿Qué pasó después? Pues no lo voy a contar, de momento. Sólo espero poder darle sentido al nombre del blog y contar como mínimo con 1001 entradas que os deleiten.
Hasta el próximo…

Permalink 3 comentarios